Felix Toledo es un pintor autodidacta que no se ha dejado influir por la sabiduría de otros artistas. Siempre ha tenido presente cuál era su objetivo y con mucho esfuerzo y dedicación ha logrado que sus cuadros sean un reflejo de sus ideales.

Durante muchos años buscó la perfección en sus obras de arte, ya que es un pintor que no puede dejar un trazado incorrecto. Consiguiendo que tras mucho esfuerzo todas sus líneas estén estudias al milímetro para que el resultado sea de su agrado y sobre todo de las personas que van a disfrutar de ellas.

En sus trazados no se visualizan las pinceladas ya que este pintor valenciano busca que sus obras sean auténticas obras de arte. El realismo y la perfección son los valores que más definen a Felix Toledo.

La autoexperimentación fue su mejor método de aprendizaje. Felix Toledo poseía desde pequeño un don, pintar. Gracias a su creatividad nata no necesitó de escuelas para explotar su potencial artístico. Con tan solo 3 años no se separaba del cuaderno y sus lápices, y poco a poco ha ido experimentando hasta el punto en el que ha llegado ahora, ser un artista.

Por medio de su ingenio, creatividad, amor por el arte y esfuerzo consiguió todo aquello que se propuso, dejando atrás las pinturas al óleo para convertirse en un gran artista pop art.